Maestro...

|

Cuando nuestro maestro se ha marchado lo único que nos queda para siempre es su sabiduría y enseñanzas. Recuerdo cuando llegue por primera vez a su clase, fue un lunes por la mañana y de hecho la primera clase que tomaría oficialmente en la mi Facultad y como estudiante de Medicina. Me perdí en mi pequeña escuela así que, llegue tarde. Toque la puerta del anfiteatro y la clase ya estaba corriendo, dentro un grupo de chicos entre 18 y 20 años, vestidos de blanco, en absoluto silencio y prestando toda la atención posible ante los consejos y enseñanzas de nuestro nuevo maestro.

La clase era Anatomía Humana I, por alguna extraña razón, bueno no es extraña porque si conocemos la razón, Anatomía resulta muy difícil para el estudiante novato, nuevos términos que en la vida habías escuchado, y un lenguaje que parece que jamas podrás comprender haaa y ni hablar del temido cadáver para diseccionar, yo nunca le tuve miedo al cadáver, tenia mas miedo de mi maestro cuando acudía a clase sin estudiar o haber repasado de una forma escueta.

Jóvenes comprendan que desde el momento que decidieron estudiar Medicina se volvieron casi como esclavos, tienes que entenderlo si es que quieren sobrevivir y soportar, nos repetía varias veces esto, cuando notaba que muchos no habían estudiado o "no daban la talla" y ni hablar de la presión que aveces era terrible para todos, desvelados alas 7 am con el aroma típico de un anfiteatro y la incertidumbre de si tu seras el siguiente "elegido" para explicar el tema acordado.

A medida que pasa el tiempo en tu educación medica, descubres que estos dilemas del principio no son nada comparados con la realidad así como decía una amiga: "La cruda y cruel realidad" es otra, no es tan sencillo como estudiar 10 o 15 hojas y explicarlo frente a tus compañeros y maestro. Los retos del principio son solo una preparación de lo que vendrá y si yo se muy bien que la estancia en la Facultad por si misma no representa mucho de lo que se vivirá.

La vida es por etapas y momentos, estudiar, disfrutar, amar, trabajar así que, mientras me encuentre en la Universidad me dedicare a aprender, comprender y descubrir todo lo que pueda, disfrutare del viaje y tratare de ver el vaso medio lleno y no medio vació, cuando termine esta etapa llegara el momento de nuevos retos y nuevos horizontes.

Me quedo con los consejos de mi maestro admirable que tanto nos enseño a pesar de ser muy estricto, es algo que valoras ya cuando estas fuera del ruedo, conservare siempre con cariño todos y cada uno de sus consejos, lo recordare siempre con mucho cariño y lo tendré presente en todos los momentos de mi vida, por haber sido un gran amigo, Doctor y Maestro. D.E.P

Sayonara sensei ....

3 comentarios:

Pimpf dijo...

Es cierto, chuchi, cuando estás en primero y te sueltan los nuevos temas con ese lenguaje tan técnico, no tienes muy claro de que te hablan, y lo ves todo tirando a complicado, pero pronto ves qeu las complicaciones se van sucediendo, curso a curso, pero como bien dices... es solo parte de lo que vas a ver en esta vida, y es que mientras vivimos, no dejamos de aprender.

bicos Ricos

Mk33 dijo...

Hermanito Sachiel, la mejor forma de agradecer al maestro es enseñando y poniendo en practica lo aprendido. En nuestra profesión medica, harás diariamente eso: enseñar y poner en practica tus conocimientos. Es verdad, la facultad es un paseo por el bosque en un día de vacaciones en verano, comparado con lo que sigue.... Imaginate llegar al hospital y encontrarte la sala de urgencias con 3 o bueno un niño con traumatismo múltiple y severo, sangrando, inconciente, huesos fracturados y expuestos.... nada que ver con preparar una clase sobre los huesos del cráneo y eso que son muy difíciles. Aquí tendrás que tomar decisiones basadas en mucho tiempo de estudio y entrenamiento medico, y no tienes mucho margen de error. Tampoco te espantes!!!, lo llegaras a dominar, y creeme serás un buen doctor. Como lo se? Porque has tenido y tendrás buenos maestros....

Damian dijo...

a medida q paa te vas a costumbrando y se te hara mas facil, me ha pasado lo mismo

Libro de visitas