Día trece: Somos maricas

|



Sì , soy marica, puto, joto, perra, muerde almohada, sopla nuca, y todas las connotaciones, etiquetas, sobrenombres o modos peyorativos con los cuales puedan referirse hacia mi. No tengo reparo alguno, de hecho uso mucho la palabra marica porque, para mi palomilla y para mi es una palabra mas del montón, somos una generación de weyes de 18 a 23 años, todos "maricas". La mayoría vivimos abiertamente nuestra sexualidad, conocemos alguno que otro trans pero no forman parte de la palomilla, esta palomilla es solo de maricas, los trans como que tienden a juntarse aparte . XD

Escribo estas lineas porque estoy cansado, si muy cansado, abrumado, estresado y hasta encabrado del modo de pensar de mucho maricas. De acuerdo, como podemos hablar de respeto, aceptación, bueno ya ... tolerancia de perdida; si dentro de nuestra misma "minoría" existe una tremenda segregación y discriminación. No quiero obvios, locas, plumas, lo respeto pero no, etc. todas estas leyendas podemos encontrarlas si visitamos una pagina de contactos gay ej. Manhunt.

Regreso a lo mismo, esta vida la vivimos como nos pegue la gana, si quiero ser homo, hetero, trans, bi o no quiero tener nada, ese es y solo es mi problema. Yo soy mucho de respetar y aceptar y cuando conozco a alguien no me fijo de que sexualidad es, me lo presentan y al diablo. Al final se muy bien que no se puede predecir de quien necesitaremos o dependeremos en un futuro cercano, la vida da muchas vueltas.

Entiendo que a muchos no les pasara esto pero, es un hecho una realidad, se predica con el ejemplo y antes de criticar deberíamos empezar por nuestra propia casa. Considero inverosímil exigir respeto cuando nosotros mismos no lo hacemos. Que si me gusta Lady Gaga, Christina Aguilera o Thalia eso que tiene de malo; a miles de heteros también les gusta y vaya que como suena en esos antros.

Quizás las nuevas generaciones vemos el mundo de una forma distinta, lo he dicho , un poco si se ha avanzado, al menos he besado nenitos en las calles, claro causamos furor pero es emocionante. Aclaro que tampoco soy de levantar mi bandera arcoiris y gritárselo al mundo, pero no lo hago porque al final a quien le importa? de hecho esto es tan intrascendente en mi Universidad que cuando anduve con el mono, daba igual. Pero si de orgullo se trata, considero que se ha mal interpretado, no es orgullo es aceptación.

La aceptación comienza por nosotros, aceptar lo factico y lo que es un hecho. Yo hace ya mucho tiempo que acepte mi homosexualidad, y vaya que mi vida cambio, he sido afortunado, pues he vivido en la libertad .... libertad para ser quien soy y amar a quien yo quiera; tampoco soy monedita de oro y al menos las personas que me interesan, amo y estimo siempre han estado ahí conmigo.

El mundo cambia, es renovarse o morir, la diversidad sexual es una realidad y en vez de evadir yo asumo, si existe ahí no lo dejara de hacer; si tienen pluma o destilan homosexualidad eso es lo de menos. Todos somos Seres Humanos y valemos por ese simple hecho. Cada quien vive como se le antoja, quiere o puede y las decisiones que tome en su vida como el hecho de permanecer en el closet son sumamente respetables, pero terminan donde comienzan los derechos de los demás.

Sayonara...


10 comentarios:

Fran Frannao dijo...

Tú mismo lo has dicho todo Sachiel. Antes de ser gay, hetero, lesbi, bi... somos personas y eso nunca dejará de serlo (bueno hay personas que son menos personas que otras, pero ese es otro tema).
Las etiquetas no las soporto, pero también según el contexto y la entonación con las que se dicen. Por ejemplo tengo una amiga que usa mucho la palabra marica y para nada se refiere a los gays, sino a aquellos tios (independientemente de su orientación) no son capaces de hacer algo o que se echa para atrás haciendo cualquier cosa.
Las plumas están tanto en heteros como en gays, no está relacionado una con otra, puesto lo de ser femenino es una característica de género y la orientación es una caracerística psicosexual. A mi por ejemplo no me gustan las plumas, como sí no me gustaran los pelirojos, eso no quiere decir que un día pueda ver un pelirojo o un chico conn pluma y que se me caiga la baba. Pero tienes razón hay muchos gays homófobos respecto a las plumas.
Que tengas un buen domingo.
Un besazo

EKIM Noir dijo...

Hermanito, saludos!!!, de acuerdo contigo; creo que la comunidad LGT y todas sus adiciones..., hemos sido objeto del rechazo e intolerancia; y a veces le echamos la culpa a personas con características especificas que nos etiquetan a todos por los prejuicios y la ignorancia de la sociedad, ello ha motivado el rechazo entre nosotros; ahora somos no solo tan intolerantes, prejuiciosos e ignorantes como los demás, somos además movidos por la mercadotecnia y la banalidad de lo superficial, también discriminamos por la estética o por estatus social, incluso por grupo étnico. El problema no es las denominaciones, adjetivos o convivencia (aunque si lo son), lo mas grave es la desunión, ya que al estar divididos no podemos hacer cambios mas profundos y contundentes. Aun ser gay sigue siendo motivo de mantenerse en el closet para muchos.
Afortunadamente hay medios como este donde la comunicación y el valor que damos a las personas es en relación a su ser pensante y sintiente, dejando de lado lo demás; lo aprecia uno en la libertad, confianza y amplitud conque podemos compartir nuestro ser interior y real.
Recibe un besote hermanito querido, y gracias por compartir, por cierto muy interesante como llevas tublog

AntWaters dijo...

Siiiips, es la misma tontería antigua del ser y nacer; ser homosexual o marica hasta que al final no sea nada, ni diga nada.

Además, una persona es muchas cosas más que su orientación. Eres blanco, negro, cristiano, ateo, de derecha, homosexual... Se reivindica aquello que te atacan; así nace el orgullo, supongo...

Eeen fins, que me he enredado en mis pensamientos jajaja... solo decir que yo vivo con mi pareja que es un hombre; a la única persona que le dije "soy homosexual" es a mi madre; el resto se enteró por Jorge jajaja... y ya bueno, uno hace su vida y te olvidas de... ¿qué hay que explicar?; lo importante es estar, ir, venir.

bsos

Edgard dijo...

¡Qué mas podría agregar a lo tanto que he ido dejando en tantas partes!

Este es precisamente uno de mis temas principales, y trataría de resumir mi pensamiento general:

1.- Frente a la sociedad hétera, cada gay es un caso único, y no se puede exigir una determinada conducta, porque cada uno tiene "su" situación, distinta a las de los demas.-

2.- Las presiones héteras son terribles, y hay quienes tienen muy serios problemas internos.- Se avergüenzan y hasta se odian a sí mismos, y por lo tanto, odian a quienes tienen su misma condición.- Algunas actitudes mariconas, plumas o como se llame, en realidad son reacciones histéricas.- Y hasta mas de cuatro que se exhiben desenfadadmente en un escenario teatral, no tienen verdaderamente resuelta su situación interior.-

3.- Las religiones son nuestras mortales enemigas (si las cristianas pudieran resucitar el santo oficio y la inquisición...¡bien que los aplicarían en contra nuestro y armarían muy gustosamente las hogueras para nosotros!)

Estos son los puntos principales, para no hacer demasiado extenso este escrito, pero quedarían otros detalles para analizar.-

Un abrazo fraternal.

Didier Estrada dijo...

Wow.. todos opinaron mucho... asi que yo pienso muy parecido que ellos, y que tu, jaja


Saludos!

Pimpf dijo...

Jejeje, tendré que crear la Constitución Gayer, jajaja.

Bueno, estoy de acuerdo contigo en algunas cosas, en otras no. Sobre todo en aquello de que cada uno elige ser gay y demás, yo no creo que sea una opción a elegir, creo que venimos de serie y cada uno lo va descubriendo o antes o después. En cualquier caso, tu eres más joven que yo, eres de la generación Gaga y teneis muchas cosas que aprender, y otras tantas que enseñarnos a los más viejos.

Bicos ricos

Arminius Advocatus Insanitatis dijo...

Desde luego, que la tolerancia y el respeto son fundamentales en una sociedad. Y coincido contigo en que, incluso entre nuestros semejantes, existen personas que discriminan a los que son distintos.

¿Qué importa si a él le gusta vestirse de ella? Mientras decida que su vida sea regida por el Amor, su influencia será positiva.

Saludos, abrazos y besos desde Puebla ;)

--Arminius.

alex dijo...

Que gran razón tienes. Yo creo, que cuando aprendamos a vernos nosotros mismos no como gay´s, sino como personas, podremos avanzar, porque hay muchas veces que me da la sensación que nosotros mismos nos etiquetamos y así es dificil salir adelante.

Pero lo importante es saber lo que somos nosotros, lo que queremos hacer con nuestras vidas, y entonces, podremos salir al mundo y estar orgullosos.

De todas formas, creo que todos nos ponemos etiquetas, todos somos algo y lo peor es que muchas veces estas etiquetas nos machacan, o unas nos dicen que no podemos llevarlas con otras.

Al final, si aprendieramos a ser personas, creo que ganariamos mucho.

Un beso cielo

Sachiel Renovatio dijo...

jejeje soy de la generacion Gaga ... me siento como Kurt de Glee ... XD pues se trata de quitarnos las etiquetas al final somos seres humanos y no gays, maricas, jotos, etc. Es de comenzar con el respeto hacia nosostros mismos para poder respetar a los demas y mucho mas importante aceptarnos como tal, ser homosexual no es de que ahora ccomo lo ere te chingas.

La aceptacion es un tema crucial en todo esto, y cuandoo aceptamos en vez de resiganrnos crecemos ... asi de sencillo. Ademas si tenemos la firma meta de hacer algo grandioso por todos sencillamente nuestra vida cambiara .

saludos a todos y gracias por sus comentarios!!

Jaime Rivera dijo...

Me gusta que tu generación se haya encontrado con tanta apertura. Esto tenemos que agradecérselo a las generaciones pasadas, que poco a poco han abierto brecha. En poco tiempo se está logrando mucho y gente que piensa como tú, que hay que aceptar a los demás para poder ser aceptados, son de los que hacen falta. Tú pon tu ejemplo con los que están a tu alrededor y verás que las cosas salen. A lo mejor no suceda mañana, pero pronto. Las cosas no tienden a suceder de la noche a la mañana, pero suceden.

Libro de visitas